Estudios Geológicos, Vol 59, No 5-6 (2003)

La erupción y el tubo volcánico del Volcán Corona (Lanzarote, Islas Canarias)


https://doi.org/10.3989/egeol.03595-6104

J. C. Carracedo
Estación Volcanológica de Canarias (IPNA-CSIC), La Laguna, Tenerife, España

B. Singer
Department of Geology & Geophysics, University of Wisconsin-Madison, Estados Unidos

B. Jicha
Department of Geology & Geophysics, University of Wisconsin-Madison, Estados Unidos

H. Guillou
Laboratoire des Sciences du Climat et de I'Environnement, CEA-CNRS, Francia

E. Rodríguez Badiola
Museo Nacional de Ciencias Naturales, CSIC, Madrid, España

J. Meco
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, España

F. J. Pérez Torrado
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, España

D. Gimeno
Universidad de Barcelona, España

S. Socorro
Museo de Ciencias Naturales de Tenerife, España

A. Láinez
Grupo de Espeleología de Canarias Benisahare, Tenerife, España

Resumen


La isla de Lanzarote, situada en el extremo oriental de la alineación del punto caliente de las Canarias, ha tenido escasa actividad eruptiva de rejuvenecimiento en el Holoceno, posiblemente reducida a las erupciones de 1730 y 1824, hecho que concuerda con el avanzado estado post-erosivo de la isla. La datación de la erupción del Volcán Corona, aparentemente el evento volcánico anterior en Lanzarote a las erupciones históricas, ha dado una edad media ponderada 40Ar/39Ar de 21 f 6,5 ka. Esta edad concuerda con las observaciones geológicas, particularmente las circunstancias de formación del tubo volcánico de 7,6 km de longitud y hasta 25 m de diámetro que se formó en las primeras fases de la erupción. El último tramo de 1,6 km está sumergido, finalizando a una profundidad de > 80 m. Nuestra interpretación es que el tubo volcánico activo no pudo alcanzar esa profundidad circulando por un medio subacuático, sino que fluyó por una plataforma costera al menos 1,6 km más extensa y al menos 80 m más baja que la costa actual, circunstancia que sólo ha podido darse en coincidencia con un pronunciado descenso del nivel marino en un máximo glacial, con toda probabilidad el último, hace unos 20 ka. La subsiguiente transgresión inundó el tubo hasta el nivel actual. La edad de la erupción queda pues limitada por las edades radioisotópicas en 21 f 6,5 ka y, concordantemente, por el máximo descenso del nivel marino, registrado entre unos 18 y 21 ka. El estudio de la erupción del Corona establece hitos importantes en la historia volcánica de la isla de Lanzarote y aporta evidencia significativa de los cambios del nivel marino ocurridos en las Canarias en relación con las glaciaciones.

Palabras clave


Volcán Corona; Lanzarote; Islas Canarias; edades radioisotópicas; luminiscencia IRSL; cambios climáticos; cambios del nivel marino; tubos volcánicos; tubos volcánicos sumergidos

Texto completo:


PDF


Copyright (c) 2003 Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.


Contacte con la revista estudios.geologicos@igeo.ucm-csic.es

Soporte técnico soporte.tecnico.revistas@csic.es