Estudios Geológicos, Vol 59, No 1-4 (2003)

El cuaternario del Valle Inferior del Manzanares (Cuenca de Madrid, España)


https://doi.org/10.3989/egeol.03591-488

P. G. Silva
Departamento de Geología. Universidad de Salamanca. Escuela Politécnica Superior de Avila., España

Resumen


Se analiza el tramo Inferior del Manzanares entre Villaverde y su desembocadura en el río Jarama. En este tramo, el valle es de carácter asimétrico con desarrollo de escarpes en Yesos (ea. 60 m) en su margen izquierda y de terrazas complejas en su margen derecha. Dentro de ellas la que domina la geomorfología del sector es un nivel de terraza complejo (engrosado) que denominamos TCMZ (+ 16-22 m). Se encuentra constituido por al menos cinco secuencias fluviales (Mz) de tipo meandriforme. Sobre ellas se solapan a doble vertiente niveles mixtos (Mx) desde los + 15 a los + 8 m que poseen un carácter (más) braided. En la arquitectura de la TCMZ participan muy significativamente aportes laterales procedentes de los tributarios (Butarque y Culebro), de los relieves marginales (escarpes en yesos) y de los propios sistemas de terrazas (derrames de escarpes). La TCMZ es el nivel más alto en este sector sobre el que, además, se instala la propia divisoria del Valle en este sector, constituyendo este hecho el carácter más anómalo del valle. Todos estos caracteres poco usuales son resultado directo de la respuesta del sistema fluvial al proceso de captura que sufrió por parte del Jarama durante el Pleistoceno medio. Los contenidos faunísticos y líticos de la TCMZ permiten situar su desarrollo entre los OIS 10 (?) al 5. Una manifiesta crisis paleosísmica a comienzos del OIS 5 acompaña al primer episodio de disección importante en el valle después del proceso de Captura. Las faunas frías e industrias musterienses de los niveles Mx permiten ubicar su desarrollo entre el OIS 4 y 3. En cualquier caso hay que considerar que los episodios de cut & fill que han modelado el paisaje fluvial durante el Pleistoceno superior difícilmente responden a los cambios eustáticos que estuvo sometido el Tajo en su lejana desembocadura en Lisboa (ca. 650 km). Cambios climáticos (en lo referente a disponibilidad de aportes hídricos y flujo de sedimento desde las cabeceras), así como fenómenos neotectónicos y kársticos retroalimentados por importantes procesos de erosión remontante intracuencales han de conjugarse adecuadamente para entender la evolución reciente de este complejo sistema fluvial.

Palabras clave


Terrazas fluviales; Geomorfología; Pleistoceno; Río Manzanares; Cuenca de Madrid

Texto completo:


PDF


Copyright (c) 2003 Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.


Contacte con la revista estudios.geologicos@igeo.ucm-csic.es

Soporte técnico soporte.tecnico.revistas@csic.es